Endodoncia

Una endodoncia es la solución inmediata ante las molestias dolorosas provocadas por la afectación del nervio.

Nuestra prioridad es siempre el paciente. Tanto su salud, como su bolsillo. Por eso, lo primero que tratamos es de mantener todas las piezas naturales y solo extraerlas, en caso de verdadera necesidad.

La endodoncia se trata de un tratamiento conservador para evitar la extracción de una pieza dental.

Endodoncias - Corte transversal del diente

Conservar tus dientes es nuestra prioridad, y para ello, en un caso de dolor o destrucción importante de un diente, antes de sacarlo, empleamos la técnica de la endodoncia.

Cuando una caries se ha filtrado dentro de la cámara pulpar, donde se aloja el nervio dentario, la única alternativa médica posible es la extracción del dicho nervio para conservar la pieza en boca. El propósito de este tratamiento es conservar los dientes y su función. En los casos de caries profundas o algún golpe fuerte en los dientes, el dolor podría hacernos creer que la solución sería extraer la pieza, pero una limpieza y desinfección de los tejidos podría impedir que esto pase.

Además, si se detecta a tiempo es más fácil tratarlo, ya que en este caso el odontólogo limpiará el diente y aplicará un recubrimiento metálico o de porcelana. Pero en otros casos, la caries llega a la pulpa, que es el tejido que se encuentra debajo del esmalte blanco y de la capa dura llamada dentina, y esta se inflama e infecta.

Por lo general, cuando se siente dolor o excesiva sensibilidad al calor o frío, hinchazón y decoloración o molestia en las encías es porque la pulpa presenta algún problema.

En este caso, acude a la clínica y será el Doctor Avilés y su equipo, quienes evalúen el problema y lo traten.

¿Cuáles son los pasos del tratamiento?

Antes de nada, el endodoncista examinará la pieza dental y realizará una radiografía. Luego se procederá a la aplicación de la anestesia local, para luego montar una lámina protectora sobre la zona para aislar de esta manera el diente y conservarlo limpio y sin saliva durante el procedimiento.

Después se procederá a hacer una abertura en la corona del diente. Así se empezará a realizar la limpieza de la pulpa y de los conductos. Se realiza utilizando un instrumental muy fino, de este modo se abre la corona  con pequeños tirabuzones que extraen la pulpa infectada.

Tras esto, se procede a preparar el espacio para la obturación y para rellenar los conductos con un material biocompatible que tiene la propiedad de unirse con los tejidos. Este material se llama gutapercha, es insertado con cemento adhesivo para asegurar de esta manera el sellado absoluto de los conductos. Después de este proceso, el paciente deberá someterse a otra sesión para la colocación de la funda que se denomina incrustación, será de porcelana o metálica y protegerá al diente devolviendoles la función completa.

Si se diera el caso de que el diente no posea la estructura necesaria para retener una restauración en su sitio, el especialista tendrá la opción de implantar uno o varios postes dentro de él para darle firmeza.

La endodoncia resulta más económica que la extracción del diente, ya que en caso de extracción debe realizarse un implante o puente dental. Además, el tratamiento es casi indoloro. Con anestesia aplicada, se accede al interior del diente y se elimina el nervio, desinfectando la zona y sellando los conductos para en otra sesión empastar definitivamente.

Tras una endodoncia, el especialista le dirá cuándo podrá volver a morder o masticar con normalidad con el diente afectado. Cuando el tratamiento se haya acabado, el paciente deberá mantener buenos hábitos de limpieza con un cepillado correcto, la utilización del hilo dental y limpiezas periódicas.

Tratamiento Dental

Reserva tu cita ahora

* Campo requerido